Especificar 01 01 2018 E Edition Page 2

Luego de nuestros primeros 12 meses informando a las industrias de fluidos, nos senti- mos emocionados de saber que el sector est cobrando mayor dinamsmo y muestra avidez por conocer nuevas soluciones y tecnologas. A la par, las empresas fabricantes continan desafiando los lmites de la innovacin; y no se trata de un simple afn de desa- rrollar nuevos productos, sino de atender a las necesidades, cada da ms apremiantes, de todas las personas del mundo. No por nada el tema de portada de esta edicin versa sobre las problemticas del sector hdrico, que afectan por igual a escala local y mundial. ngeles Mendieta aborda paso por paso la paradoja que enfrentamos, en un planeta compuesto 70 % por agua, de la que podemos emplear para nuestro consumo menos del 3 %. El problema no es tanto la cantidad del recurso -su volumen basta y sobra para atender a toda la poblacin mundial- sino que su distribucin no corresponde con la densidad poblacional ni con las necesidades de desarrollo de cada regin. La situacin particular de Mxico es un buen ejemplo de la escena mundial: dos terce- ras partes de su territorio son ridas y semiridas (se encuentran en el mismo meridiano que el desierto del Sahara), con acceso mnimo al agua. Paradjicamente, las principales zonas productivas del pas se localizan en donde hay menores recursos hdricos, lo que genera un alto grado de presin: Ciudad de Mxico y zona conurbada, 138.7 %; Noroeste, 81.4 %; Pennsula de Baja California, 79.8 %, Ro Bravo, 77.1 %. Qu hacer? Las acciones son mltiples. Las labores de concientizacin deben redo- blarse, pues la poblacin sigue empleando el recurso con poca o nula responsabilidad y un alto grado de desperdicio. Los sistemas empleados para la agricultura han de moder- nizarse de inmediato; estas labores consumen en la actualidad 75 % del agua potable del pas. Una tercera accin se encamina hacia la obtencin de agua potable de fuentes no convencionales, como el agua salada. Si sabemos que ms de 97 % del agua del planeta es salada, hay que echar mano de tecnologas que permitan tratarla para consumo humano (hace algunas semanas, se inauguraron en Playa del Carmen dos plantas desaladoras que brindarn agua potable a cerca de 200 mil habitantes del municipio Solidaridad). El desperdicio del recurso, por otro lado, debe atacarse desde distintos frentes. Las tecnologas de abastecimiento y suministro son uno de ellos, y parece que los fabricantes estn poniendo manos a la obra, desarrollando equipos con mayor consciencia sobre lo que implica el uso responsable del agua. Esto implica desde la transportacin del recurso, hasta las fugas por fallas, malos hbitos de uso y hasta vandalismo (hace unos das, un grupo de personas perpetu el robo de 10 medidores de suministro en la delegacin Venustiano Carranza, de la CDMX, provocando la fuga de miles de litros de agua y dejando, adems, sin acceso al recurso a decenas de familias). Deseamos que 2018 venga lleno de xito, salud y alegra para todos. Sabemos que es ao de elecciones y no ser sencillo. Esperamos que quien triunfe en la contienda elec- toral sea capaz de olvidarse de los sesgos y rencores partidistas y encamine sus esfuerzos a mejorar las condiciones del pas y de toda la poblacin. Carta Editorial Cumplimos nuestro primer ao, y vamos por ms! Pgina 02 / Especificar

Previous Page
Next Page